La13 en Huelva Información

Marzo 9, 2017 by trocho - No hay comentarios

La casa del artista trocho

Quince personas vinculadas a la cultura local abren esta tarde La 13 Dadá Trouch Gallery, espacio dedicado a la variación onubense del absurdo

Arturo Comas inaugura ‘Lógica-mente’

casa-artista-trocho_1115598496_65856162_667x375

Javier Ronchel

Aseguran que este nuevo espacio cultural en la ciudad está dedicado a mayor gloria del trochodadaísmo, una nueva corriente artística acuñada en territorio choquero que une el alfa y el omega del arte absurdo. Desde la génesis que supuso el dadaísmo, hace exactamente 101 años, hasta su evolución más castiza y onubense, el trochismo, una actitud ante la vida, adaptada a cualquier expresión artística y cultural. Todo gira en torno al surrealismo absurdo, al disparate, a la ruptura de reglas y convenciones, a salirse de los caminos prefijados, aunque sean cuestiones meramente de estética y apariencia. Porque todo es más serio de lo que parece. Aunque también todo está impregnado de humor y de un sentido diferente. No es tontería.

La 13 DadáTrouch Gallery es el nuevo templo cultural que abre esta tarde en Huelva capital. Más bien, para ser justos con su tamaño y sus pretensiones, una capilla para este particular credo artístico, tan universal como propio del terruño onubense. Es un espacio privado, creado, gestionado y mantenido por un colectivo de 15 onubenses vinculados con la cultura de distinta forma: Samir Assaleh, Felícitas Coronado, Inma Fernández, Arturo García, Lorenzo González, Marcos Gualda, Isabel Hidalgo, Manuel Hidalgo, Mario Marín, Raquel Martín, Rafa Pérez, Víctor Pulido, Eveline Rodríguez, Lirian Ruciero y Manuel Vázquez.

La 13 está en pleno centro, en la calle Berdigón, número 3, enfrente de los vestigios comerciales de ese gran referente de la cultura local que fue el cine Emperador. Hoy abre sus puertas al público con una exposición, Lógica-mente, de Arturo Comas, artista sevillano que encaja bien en el ideario con el que nace está galería-espacio escénico-laboratorio de ideas, foro cultural en cualquier caso, que tiene mucho del Cabaret Voltaire en el que se sentaron las bases del dadaísmo de principios del siglo XX en Zúrich.

Ya el mismo nombre, ese 13 enmarcado en una bola de billar negra, es una declaración de principios que anticipa la placa de mármol identificativa del lugar, a pie de calle peatonal. “Es parte del ansia de contradecir los clichés que asocian ese número a la mala suerte”, apunta uno de los promotores, Marcos Gualda. “Es una provocación banal, un juego… Parte de lo que define este espacio y nuestro espíritu”.

El espíritu es muy libre, por si no está claro. Tanto como les da la independencia, “sin más intervención divina”, como se refiere otro integrante, Víctor Pulido, a la colaboración con instituciones públicas, al margen del proyecto.

Los quince de La 13, socios asociados en organización cultural sin ánimo de lucro, soportan los costes de alquiler y mantenimiento del lugar con sus cuotas. A ellos se podrán unir aficionados y correligionarios prestos a la solidaridad pecuniaria. También hay colaboración privada, la de Bodegas Sauci, significado apoyo reciente en la cultura onubense, que regará con sus preciados caldos la primera puesta en escena pública del trochodadaísmo, enmarcada en un patio con columnas de mármol propias del dios Baco.

Arturo Comas (Sevilla, 1982) se lanza al vacío de la abstracción trocha en las virginales paredes de La13. “Veo el absurdo como el estado perfecto para ponerlo todo en duda, cuestionar lo que hacemos y nos rodea, desaprender lo aprendido y verlo con ojos nuevos. Realmente no hay nada demasiado importante ni serio, no hay nada certero ni definitivo. Todo es relativo, maleable y sustancialmente sin sentido”. Lógica-mente. Su muestra de-muestra.

Comas “el bueno” es el nombre del día, del mes, hasta el 1 de abril. Hoy es también la placa descubierta, el manifiesto escenificado, el absurdo hecho espacio material.